Pontifical Council for the Pastoral
Care of Migrants and Itinerant People

 

Mensaje navideño 2014

 

Querida gente de mar,

Una vez más ha llegado la fiesta de la Navidad, un tiempo de gracia y de alegría que algunos de ustedes pasarán con la familia, mientras que muchos otros la vivirán lejos de sus seres queridos, tal vez en el mar o en puertos lejanos y desconocidos.

En este momento histórico, la crisis económica sigue sin garantizar un embarque seguro y duradero y la amenaza de la piratería, de diferentes formas y maneras, permanece constante. Deseo en este momento en el que, a pesar de los Convenios y de las normativas internacionales, el derecho a un trabajo seguro y digno no siempre está garantizado, y muchas otras situaciones de injusticia hacen que su vida y la de sus familias sea difícil, transmitirles este mensaje para la Navidad.

El Hijo de Dios se hizo hombre por nosotros, para compartir nuestras esperanzas y nuestras preocupaciones. Permanezcamos un momento ante el Belén. Contemplemos al Niño Jesús en el pesebre, que tiende los brazos abiertos hacia cada uno de nosotros para acogernos en su Amor, con nuestras fragilidades, sin límites y sin discriminación.

Es el mismo amor que cada día los capellanes y los voluntarios del Apostolado del Mar intentan llevar a muchos puertos del mundo con la visita de los barcos y el servicio en los Centros Stella Maris. Un Amor que se convierte en asistencia a las tripulaciones abandonadas y olvidadas en puertos extranjeros por los armadores, que devuelve dignidad al trabajo y al esfuerzo de la gente de mar, que hace prevalecer la justicia sobre la injusticia y se convierte en acogida para todos, sin distinción de nacionalidad, raza y credo.

Espero que, por intercesión de María Estrella del Mar, el Amor del Señor Jesús que viene en esta Navidad pueda llegar a todos los marinos, pescadores y a sus familias dondequiera que estén, y darles Consuelo, Esperanza y Coraje para un mundo renovado y salvado.

En la alegría de la Navidad, les bendigo a todos con gran afecto en el Señor.

 

 

 

Antonio Maria Card. Vegliò

Presidente

 

 

X Joseph Kalathiparambil

Secretario